Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

EFE Deportes presenta el libro “Barcelona 92: el gran cambio del deporte español”

Madrid /Medallistas olímpicos como el futbolista Roberto Solozabal, el atleta Fermín Cacho, la regatista Theresa Zabell y la jugadora de hockey hierba Mercedes Coghen revivieron este jueves su participación en los Juegos de Barcelona’92, que han quedado plasmados en un libro escrito por la redacción de deportes de la Agencia EFE.

En un acto presentado por Olga Viza, Roberto Solozabal, capitán de la selección española de fútbol que ganó el oro en esos Juegos, explicó su condición de “rebelde” al pelear por asistir a la ceremonia de inauguración en Barcelona desde Valencia, sede de la competición de fútbol.

“El fútbol siempre ha sido un deporte menor en los Juegos. Nosotros estuvimos fuera de Barcelona, empezamos a competir el 24 de julio y peleé por asistir a la inauguración el 25. Logramos ir, desfilamos y la sensación de salir al campo fue espectacular. Yo ya estaba en el Atlético, pero otros jugadores no habían vivido eso”, dijo Solozabal.

Theresa Zabell, medallista de oro en vela, calificó de “histórico” su triunfo, sobre todo por la “descalificación que tuvieron en la primera jornada”.

Cinco años después de los Juegos de Barcelona, Theresa Zabell fue madre de Olimpia, que ahora tiene veinte años, y después de Eugenio. “A Eugenio nunca le ha gustado la vela. Jugaba al fútbol, al tenis, hasta que el año pasado descubrió la vela y se animó hasta el punto que quería meterse en equipos. Lo tuve que frenar. Luego un día vio el reportaje en la tele y se puso a llorar al verme a mi”, confesó.

Mercedes Coghen, integrante del equipo de hockey hierba femenino que se alzó con el oro, recordó los “tres escenarios” que les planteó su entrenador antes de la competición.

“Uno podéis ir a participar, dos ser sextos, algo que está bien y llegaríamos con cierta facilidad, pero si queréis llegar a semifinales o ganar el oro tenéis que hacer esto. De todas las personas que estuvimos allí nadie dijo que no y tuvimos un plan de entrenamiento que era infernal, pero lo que vivimos allí nos unió para siempre”, recordó Coghen.

Fermín Cacho, atleta soriano que consiguió el histórico oro en los 1.500 metros, dejó una de las mejores imágenes de los Juegos con esa continua mirada hacía atrás en los últimos metros de su carrera.

“Tenía absoluta confianza en que podía ganar. Antes de la carrera le dije a mi entrenador, “Enrique, sube a la grada y disfruta que vas a ser el único entrenador que tenga un campeón olímpico”, recordó.

El atleta soriano recordó una anécdota sobre su estancia en la Villa Olímpica, a la que llegó unos días después de la inauguración.

“Llegué cuatro días antes de la primera eliminatoria y me dejaron la habitación que daba al motor del aire acondicionado. Me dejaron la mejor porque con el ruido te quedabas dormido y gané el oro”, dijo Cacho.

Antonio Rebollo, encargado de encender el pebetero inaugural con el lanzamiento de la flecha, declaró que esa imagen suya con el arco le sigue poniendo “los pelos como escarpias”.

“Estuve en el INEF con los compañeros que nos representaron haciendo un trabajo que se trasladó a lo de lanzar la flecha”, dijo Rebollo, que ironizó con los buenos momentos que le ha dado ese lanzamiento.

“Está muy bien porque de vez en cuando me gano una cena o comida. Quiero vivir 25 años más de esa flecha”, señaló Rebollo, que revivió su ‘gloria’ olímpica con un lanzamiento dentro de la Libreria Blanquerna de Madrid hacía una diana.

José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes, declaró que los Juegos de Barcelona le traen a la cabeza una cita que explica su sentimiento.

“Recordar es fácil para el que tiene memoria y olvidar es difícil para quien tiene corazón. Hubo mucho corazón y mucha pasión en esos Juegos”, dijo Lete, que recordó las dos imágenes que guarda de Barcelona’92.

“La primera es el desfile inaugural, con el príncipe Felipe emocionado, y la segunda con Epi dando el último testigo a Antonio Rebollo antes de encender el pebetero”, confesó el presidente del CSD, que destacó que “el deporte es un instrumento para transformar el mundo y que transformó Barcelona”.

“Fue fundamental para el desarrollo de la ciudad y con iniciativas como el modelo ADO, que supuso una transformación para el deporte español”, señaló Lete, que también tuvo un emotivo recuerdo para Juan Antonio Samaranch.

Ferrán Mascarrell, delegado de la Generalitat en Madrid, recordó el “proyecto extraordinario” que fueron aquellos Juegos, cuya “clave del éxito fue el sentimiento de inclusión por parte de todos, Gobierno del Estado, Generalitat y sobre todo la gente”.

“Hay un aspecto menos conocido, que es la convicción de que a través de unos Juegos se modernizó integralmente una ciudad. Durante unos días fuimos especialmente felices y recordar estas cosas es lo mejor, porque aquel que tiene buena memoria está asegurando el futuro”, confesó Mascarell.

Nuria Coronado, editora de LID, declaró que este libro supone “una memoria colectiva de un evento del que no parece que haya pasado tanto tiempo”.

“Los éxitos son los que nos hacen celebrar todo y en éste libro se conocen todas las interioridades y esos chascarrillos que no se saben de los Juegos. Es un libro de la diversidad”, confesó.

Luis Villarejo, director de Deportes de la Agencia EFE, destacó la “sensibilidad especial” que existe en su redacción por los Juegos de Barcelona.

“El director, Julián García Candau, hizo un equipo joven para cubrir el evento que unió mucho a la redacción y la vertebró por lo bien que lo pasamos. Desde entonces tenemos ese punto de encuentro por los Juegos de Barcelona”, confesó Villarejo.

El libro ‘Barcelona 92: 25 años del gran cambio en el deporte español” refleja la huella que dejaron aquellos Juegos Olímpicos en el deporte español, en la ciudad catalana y en las vidas de los protagonistas directos.

Escrito por la redacción de Deportes de la Agencia EFE y publicado por LID Editorial, el libro desgrana en veinte capítulos las pistas que explican por qué Barcelona’92 fue un éxito organizativo y deportivo y en qué medida los atletas españoles que suben ahora al podio cada fin de semana son herederos directos de las medallas de entonces. (EFE/Practica Español, 29 de junio de 2017)

Noticias relacionadas