Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

El lenguaje claro, de cortesía y justicia

El esfuerzo por el lenguaje claro ha sido un necesidad permanente, pero se ha convertido en una exigencia “ineludible”, dijo la catedrática de Ética y Filosofía de la Universidad de Valencia, Adela Cortina, en el seminario que anualmente celebra la Fundeu en La Rioja.

Cortina ha afirmado que recurrir a “un lenguaje claro, llano y bien cuidado” es una cortesía y un deber indeclinable de los gobiernos, las administraciones públicas, los poderes del Estado, como el legislativo y el judicial; los profesionales, los medios de comunicación, las empresas y las entidades financieras.

“Es, sencillamente, una exigencia de justicia, porque resulta imprescindible para que los afectados en cada campo puedan ejercer su autonomía, que supone comprensión y posibilidad de participación activa”, ha explicado.

Ha asegurado que la comunicación clara genera un vínculo de confianza entre los distintos poderes del Estado y los ciudadanos; y ha abogado por “redactar los textos situándose en el lugar de los destinatarios”.

Ha apostillado que se necesita la claridad, “más todavía en nuestras sociedades democráticas y a la altura del tercer milenio”, pero “para alcanzar la plenitud de la vida son indispensables también la veracidad, la verdad y la justicia”.

Ha defendido que en el siglo XXI, en sociedades democráticas y pluralistas, “no es de recibo” recurrir a jergas excluyentes y predicar a la vez el discurso de la inclusión.

La Rioja, 3 mayo 2017, EFE/PracticaEspañol

 

 

Noticias relacionadas