Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

Cultura

2018, EL AÑO QUE LLORÓ A LA GRAN ARETHA FRANKLIN

Alicia García de Francisco / Madrid / 2018 pasará a la historia por ser el año en el que se fue la gran Aretha Franklin, pero el mundo de la Cultura también perdió a Montserrat Caballé, Philip Roth, Fernando del Paso, Hubert de Givenchy, Lucho Gatica, Stan Lee o Dolores O’Riordan.

Un año duro especialmente para la música, que se despidió de una de las grandes voces del siglo XX, la de la “reina del Soul”, que se hizo grande pidiendo “Respect” y que representó el poder, el dolor, la oscuridad, la luz, la redención y el respeto de la comunidad negra, como dijo el expresidente Barack Obama tras su muerte.

El legado de Franklin y su imponente voz forman parte por derecho propio de la historia de la música, al igual que las inigualables interpretaciones de Montserrat Caballé, una de las mejores cantantes líricas de la historia.

Para el futuro deja míticas representaciones de “Lucrecia Borgia”, “Maria Stuarda”, “Lucia di Lammermoor”, “Tosca” o “Salomé”.

El soul y la ópera perdieron a sus dos últimas divas, representantes de una época ya extinguida en la que las estrellas de la música lo eran únicamente por sus voces, ya fueran potentes o personales.

Ese fue el caso de Lucho Gatica, el cantante que mejor supo interpretar el bolero, con permiso de Armando Manzanero.

Acariciando las palabras y sintiendo cada una de esas historias dramáticas y románticas que caracterizan el bolero, Gatica bordó títulos como “Reloj”, “Tú me acostumbraste” o “Sabor a mí”.

DOLORES O’RIORDAN, CHARLES AZNAVOUR

Su estilo era tan personal como el de ese francés bajito, de origen armenio y sin formación musical que enamoró a medio mundo con “La Bohème”. Charles Aznavour también falleció este año y aunque no cesó su actividad hasta casi el último momento, su muerte a los 94 años entra dentro de la lógica, al contrario que la de Dolores O’Riordan.

La carismática cantante irlandesa, líder de The Cranberries y cuya voz deslumbró con aquel “Zombie” que en los noventa dio la vuelta al mundo, se fue con tan solo 46 años y protagonizó el primer disgusto de este 2018.

Pero no solo el mundo de la música lloró este año a grandes nombres. El de las letras también sufrió pérdidas notables, como la del gran retratista de la sociedad estadounidense y eterno candidato al Nobel Philip Roth, autor de novelas enormes, por su contenido y su extensión, como “Pastoral americana” o “La mancha humana”.

ADIÓS A TRES PREMIOS CERVANTES

Mientras que Latinoamérica despidió a tres grandes nombres: Nicanor Parra, Sergio Pitol y Fernando del Paso, tres Premios Cervantes que llevaron a lo más alto la lengua española con estilos muy diferentes.

Parra era el antipoeta, la ironía y la irreverencia. Tanto que sobre su ataúd estaba escrito: “Voy & Vuelvo”, frase que acompañaba una de sus obras visuales más conocidas.

Y aunque muy diferente del chileno, el estilo del mexicano Del Paso también estaba lleno de humor, tanto que este dibujante y escritor aseguraba que dibujar era una “venganza” de su mano izquierda “al acto de escribir”.

Mientras que las obras de su compatriota Sergio Pitol estaban caracterizadas por la mezcla de géneros, por un cierto tono de locura y una gran libertad, una narrativa tan valiosa como sus traducciones o ensayos.

Junto a los tres premios Cervantes, 2018 también despidió a la nicaragüense Claribel Alegría, conocida como la “poeta del amor y del compromiso social”.

STAN LEE, HUBERT DE GIVENCHY, BURT REYNOLDS

Y a una leyenda del mundo del cómic, el estadounidense Stan Lee, creador de personajes como Spider-Man, el Increíble Hulk, los X-Men o los Cuatro Fantásticos y responsable de revolucionar las bases de este arte con la fundación de Marvel.

Como también era una leyenda, pero de la moda, el francés Hubert de Givenchy, discípulo aventajado de Balenciaga y adalid de la elegancia más sublime, que reflejó en diseños que vistieron sus musas, entre las que estaban Audrey Hepburn, Jackie Kennedy o Grace Kelly.

O el también francés Paul Bocusse de la gastronomía; el venezolano José Antonio Abreu, de la dirección de música; el checo Milos Forman de la realización cinematográfica; el estadounidense Neil Simon de la dramaturgia o su compatriota Steven Bochco de la producción televisiva.

Sin olvidar el adiós de un actor que fue muy popular en los setenta y que tuvo un repunte en los últimos años, Burt Reynolds, el estereotipo del caradura simpático. (diciembre de 2018, EFE/Practica Español)

La noticia relacionada en vídeo (agosto 2018):


Repasa la gramática: los pasados


Noticias al azar