Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

¿A quién llamamos ‘majo’ o ‘maja’ los madrileños y los españoles del siglo XXI?

Majo y maja son adjetivos con los que los españoles hoy decimos que una persona nos gusta porque es simpática, agradable, tratable o de  convivencia fácil. Pero, a veces, también lo usamos para decir que alguien es indiferente, comodón o pasota. Lo decimos de las personas y también de las cosas cuando nos parecen agradables, vistosas o bonitas. En este post te dejo algunas de las frases más usuales construidas  con ‘majo’ y ‘maja’ y algunas palabras derivadas como majillo/majilla, majetón/majetona o majete/majeta.

Escucha el MP3:

 

¡Es maja la criatura!  (The child is precious!)

 ¡Pero qué majo es!  (he´s very nice!)

¡Pero qué maja es!  (She is very pretty!)

¡Está pero que muy majo! ( He´s very, very, pretty!)

¡Es aún más majo de lo que creía! (It’s even more pretty than I thought!)

¡Me pareció muy majete! (I thought  he was very nice)

¡Es un chaval de lo más majete y formal! (he’s a really nice kid)

¡Tendría que haber dicho ahí te quedas majete! ( I should love, really, there you stay

¡Es el típico majetón del que nadie puede decir nada! (I should have said, love, really, there you stay)

¡Eres mi héroe, sigue así majetón!  (He is my hero, really, continues like that)

¡Son tan majos los dos! (They are so nice both)

¡La chica es muy majilla! (The girl is very nice)

¡Oye majo, déjame tranquilo! (Do me a favour, please, let me be alone),

¡Ser majo es lo único importante en la vida! (being kind is the only important thing in life)

Los españoles sabemos que en los siglos XVIII y XIX se llamaba majos y majas a la gente guapa de los barrios de Lavapiés, Maravillas y el Rastro de Madrid, de  vestimenta y costumbres que, después de la revolución francesa, marcaron tendencia en España, incluso en la moda. Goya los dejó pintado en sus cuadros y muchos escritores de la época hablan de ellos en sus libros.

 Pon atención a las vocales y a la pronunciación y no confundas ‘majilla’ con ‘mejilla’ .

Pía Valls, PracticaEspañol

Noticias al azar