Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

Cultura

Adiós a Umberto Eco, autor de “El nombre de la rosa”

“Extraordinario intelectual”, un “hombre con un profundo espíritu crítico” y con una “vasta cultura” son algunas de las frases con las que el mundo de la cultura y de la política despidieron hoy al fallecido escritor y semiólogo italiano Umberto Eco.

Uno de los diecisiete intelectuales del Foro de Sabios de la UNESCO y Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación del año 2000, Umberto Eco murió el viernes a los 84 años en su casa de Milán.

Italia se vistió de luto para despedir a Eco, el intelectual de espíritu inquieto y curiosidad crítica insaciable que regaló a la literatura joyas como “El nombre de la rosa”, que se convirtió en un éxito de ventas en 1980 y que fue llevada posteriormente al cine por el francés Annaud (Jean-Jacques)

Muchos se lamentan hoy en Italia de que Eco no fuera galardonado con el Premio Nobel, otros prefieren recordarlo como el “humanista total” que llevó la literatura italiana a todos los rincones del mundo.

Con la frase: “un gran italiano, un gran europeo”, el primer ministro italiano Mateo Renzi quiso dar su adiós al autor de “El péndulo de Foucault”, mientras que el presidente de la República italiana Sergio Mattarella destacó que fue “un hombre libre, dotado de un profundo espíritu crítico”.

Para el ministro de Cultura Franceschini, el filósofo y semiólogo nacido en la región del Piamonte fue “un gigante que llevó la cultura italiana por todo el mundo”, mientras que la ministra de Educación Giannini dijo que fue “un extraordinario intelectual, escritor y maestro”.

En los múltiples mensajes que se han sucedido a lo largo del día en las redes sociales, no han faltado las citas al mencionado “El nombre de la rosa”.

Esta ha sido la fórmula elegida por el escritor Roberto Saviano, que simplemente escribió en Twitter: “Nomina nuda tenemus. Adiós profesor”.

La frase en latín es la expresión con la que concluye “El nombre de la rosa”  y se refiere a que al final solo queda el nombre de las cosas.

En Italia también se comenta hoy la “crítica irónica y acertada” que realizó en su último libro “Número Cero”, en el que puso sobre la mesa la vergüenza del mal periodismo, la mentira y la manipulación de la historia.

Antes de morir escribió un último libro titulado  “Pape Satan Aleppe” que aunque aun no ha visto llegara proximamente a las librerias de todo el mundo.

Autor de obras como “La isla del día antes” o “El cementerio de Praga”, a lo largo de su vida profesional también fue responsable de numerosos ensayos sobre semiótica, estética medieval, lingüística y filosofía.

Su primera obra de semiótica fue “La structura assente”, publicada en 1968 y completada con “Tratado de semiótica general” (1975), que fue utilizada como volumen de referencia en todo el mundo.

Ha informado para la Agencia EFE, desde Roma, Laura Serrano-Conde

 

Noticias al azar