Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

Economía

Alarma en Italia donde pueden cerrar 50.000 bares y restaurantes por la COVID-19

Roma / Unos 50.000 bares, restaurantes o discotecas corren el riesgo de echar el cierre definitivamente en Italia tras la pandemia, advirtió este lunes la Federación nacional de establecimientos públicos (FIPE), que exigió medidas “urgentes” al Gobierno.

La federación calcula que el bloqueo del país para evitar los contagios por el coronavirus va a costar unos 30.000 millones de euros en pérdidas a bares, restaurantes, pizzerías, discotecas, pastelerías, catering, cadenas de restauración o chiringuitos.

El sector se encuentra en una “crisis profunda” que amenaza con cerrar definitivamente 50.000 establecimientos y acabar con 300.000 puestos de trabajo, debido a que el país está confinado.

Las medidas de apoyo son insuficientes

La FIPE, integrada en la mayor patronal de Italia, Confcomercio, advierte de que ante este horizonte “muchos empresarios están valorando no reabrir sus establecimientos porque las medidas de apoyo al sector son todavía gravemente insuficientes”.

El Gobierno de Italia decretó el pasado 11 de marzo el “bloqueo total” de todo el país para frenar la pandemia, confinando a la población y cerrando los establecimientos no esenciales, como los bares o restaurantes, que sí pueden enviar comida a domicilio.

En las calles del país quedan abiertas farmacias, parafarmacias o tiendas de alimentación y desde  el pasado 10 de abril,  tiendas de ropa para niños, librerías o papelerías.

La FIPE denuncia que las ayudas hasta ahora al sector son “una respuesta parcial” y que sobre este sector pesan también una “burocracia asfixiante” y la continuidad de sus obligaciones fiscales, como el pago de la tasa de ocupación de suelo público y de las basuras, a pesar de forzar su cierre.

El Gobierno de Italia estudia la reapertura gradual del país a partir del 4 de mayo, al constatar una tendencia a la baja de la pandemia, y la FIPE pide “un esfuerzo” para salvar al sector de la restauración.

“Pedimos ayuda y un esfuerzo más para salvar una porción de nuestro sistema productivo que con 85.000 millones de facturación 1,2 millones de empleados, es la locomotora del turismo y la economía del país”, dice el presidente de la FIPE, Lino Stoppani. (20 de abril de 2020, EFE/PracticaEspañol)

Noticia relacionada


Noticias al azar