Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

Mundo

ATAQUE TERRORISTA EN LONDRES  

Un hombre de nacionalidad británica y conexiones con la violencia extrema, fichado por los servicios secretos británicos, mató el miércoles a tres personas e hirió a otras 29, en un ataque terrorista en Londres, frente al Parlamento. El criminal fue abatido y muerto por la policía. 

La primera ministra británica, Theresa May, informó de que los heridos son doce británicos, tres franceses, dos rumanos, cuatro surcoreanos, un alemán, un chino, un irlandés, un italiano, un polaco, un norteamericano y dos griegos. Siete de los heridos están en estado grave.

También dijo que la Policía investiga las posibles conexiones del agresor con el terrorismo islamista, que ha reivindicado la autoría del atentado.

Ocho personas han sido detenidas en domicilios de Birmingham (centro inglés) y Londres, en relación con los hechos.

El agresor lanzó su automóvil contra población civil que caminaba por el puente de Westminster y, posteriormente, se estrelló contra la verja que rodea el Parlamento, donde recibió varios disparos tras acuchillar a uno de los policías que custodiaba el edificio.

El criminal causó la muerte de dos personas antes de empotrarse contra la verja y apuñaló al  agente de policía, Keith Palmer, de 48 años.

Los otros dos ciudadanos muertos son un varón de entre 40 y 50 años, y una mujer de 43 años, Aysha Frade, casada, de nacionalidad británica y origen español, que  cruzaba el puente de Westminster para recoger a sus dos hijas del colegio.

El diputado conservador Tobias Ellwood, que se encontraba en la zona, trató durante varios minutos de reanimar sin éxito al agente que había sido acuchillado, según él mismo declaró a los medios.

Los testigos describieron escenas de pánico en las inmediaciones del Parlamento, y vídeos divulgados en las redes sociales mostraron a equipos médicos atendiendo en la acera a los heridos.

“Cuando el agresor corría hacia la entrada (del Parlamento), dos personas vestidas con ropa de calle, armados con pistolas, gritaron algo que parecía una advertencia. Él les ignoró. Le dispararon dos o tres veces y cayó”, afirmó un testigo.

Los servicios de emergencia rescataron a una mujer que cayó al río Támesis desde el puente cuando el vehículo se abalanzó sobre ella, mientras que el ministerio de Exteriores francés ha confirmado que tres estudiantes galos que se encontraban en Londres de viaje de estudios figuran entre los heridos.

Entre los afectados por el atropello se cuentan otros tres policías que regresaban de una ceremonia oficial.

La Cámara de los Comunes y la de los Lores suspendieron de inmediato sus sesiones después de que los parlamentarios escucharan desde el interior de Westminster los disparos de la policía.

Cientos de personas, entre diputados, funcionarios, periodistas y ciudadanos que visitaban el palacio, quedaron retenidos durante cerca de cinco horas en las instalaciones parlamentarias por motivos de seguridad.

La primera ministra, Theresa May, abandonó el Parlamento poco después del ataque en un vehículo, sin sufrir daño alguno, y reunió al comité de emergencias Cobra, que incluye a sus principales ministros y altos cargos de la defensa y seguridad nacionales.

Tras esa reunión, May compareció, vestida de negro, frente a su residencia oficial en el número 10 de Downing Street.

“La localización de este ataque no ha sido un accidente. El terrorista eligió golpear el corazón de nuestra capital, donde gente de todas las nacionalidades, religiones y culturas se juntan para celebrar los valores de la libertad, la democracia y la libertad de expresión”, afirmó.

May comunicó que su Gobierno mantiene a pesar del incidente su alerta por terrorismo en un nivel considerado “severo”, el cuarto grado en una escala de cinco, en el que se encuentra desde agosto de 2014.

El atentado también afectó al Parlamento autónomo de Escocia, que aplazó por respeto a los afectados el voto que iba a celebrar para decidir si respalda un nuevo referéndum de independencia.

El atentado ha llevado a la policía metropolitana de Londres a aumentar el número de policías armados que patrullan la ciudad.

El comandante de Scotland Yard Ben Harring pidió a los londinenses que permanezcan “vigilantes” y contacten con las fuerzas de seguridad ante cualquier movimientos sospechoso.

“Este es un día que ya habíamos previsto, aunque esperábamos que nunca ocurriría. Tristemente, ahora es una realidad”, dijo el mando policial.

Diversos líderes internacionales, entre ellos los dirigentes de países europeos como España, Italia, Francia y Alemania, trasladaron a Londres sus condolencias tras al atentado.

 Londres, 22 marzo 2017, EFE/PracticaEspañol

Noticias al azar