Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

Welt

El voto hispano, en el centro de la escena electoral estadounidense

Antonio Martín Guirado/

Albuquerque (EE.UU.)/ EFE.- La comunidad hispana de EEUU, la minoría más importante del país y mayoritariamente proclive al presidente y candidato demócrata, Barack Obama, puede ser decisiva en estados clave como Florida, Nevada, Colorado y Virginia en las elecciones de mañana, martes.


Según la Oficina del Censo de EE.UU., en 2011 había 51,9 millones de latinos en el país, un 16,7 por ciento de la población. Obama tuvo el respaldo en las elecciones de 2008 de casi 7 de cada 10 hispanos que depositaron su voto.

Entonces 19,5 millones de hispanos tuvieron derecho al voto pero solo la mitad decidió hacer uso de él. En esta ocasión serán 23,7 millones quienes tendrán poder de decisión, y, según el sondeo de la consultora ImpreMedia y Latino Decisions divulgado hoy, el 73 % de este sector de población tiene intención de votar al candidato demócrata.

El voto hispano en Nuevo Mexico

La ciudad de Albuquerque, la más poblada de Nuevo México, estado que encierra la mayor proporción de electorado hispano de EE.UU., se prepara para votar en unas elecciones presidenciales muy reñidas en las que el voto hispano en los territorios fronterizos del suroeste aún tiene mucho que decir.

Nuevo México, la llamada “tierra del encanto”, con un 46,7 por ciento de población hispana -de los cuales un 35 por ciento se ha registrado para votar- es un estado pro Obama, a quien las encuestas dan 10 puntos de ventaja sobre su rival republicano, Mitt Romney.

Parece tan claro lo que va a ocurrir que ni los propios contendientes se molestan en visitar este terreno. Obama y Romney solo han pisado Nuevo México una vez en lo que va de año y aquí apenas se han hecho esfuerzos por llegar al ciudadano.

“En cierta manera nos sentimos un poco abandonados por parte de ambas campañas”, dijo a Efe el republicano John Sanchez, vicegobernador de Nuevo México.

“Es algo inusual. Históricamente hemos sido uno de los estados donde la contienda ha sido decisiva y, a excepción de 2008, muy igualada. La tradición dice que quien gana Nuevo México gana las presidenciales”, añadió.

El presidente se hizo con el 57 por ciento de los votos en ese estado en las presidenciales de 2008 frente a John McCain, en las que consiguió el apoyo de casi el 70 por ciento de los hispanos que votaron, según el Pew Hispanic Center.

California (36,2 por ciento de población hispana y 26,3 por ciento registrada para votar) es otro estado en el que la victoria de Obama se da por hecha y en el que la distancia con Romney sube hasta los 15 puntos porcentuales. Casi el 75 por ciento de los hispanos se decantaron por el actual presidente en 2008.

“Confío en que el cambio que promovió Obama sea real en los próximos cuatro años. A mí todo lo que dice Romney me suena a falso”, declaró a Efe Bryan Miranda, de 29 años, que trabaja en un hotel de West Hollywood (Los Ángeles) aparcando coches.

Arizona y Texas, históricamente asociados al triunfo republicano

Todo lo contrario ocurre en Texas y Arizona, estados más conservadores, históricamente asociados al triunfo republicano y que, según los últimos datos, volverán a dar un importante apoyo a Romney con márgenes amplios de entre 20 y 10 puntos, respectivamente.

No obstante, la mayoría de los hispanos volverá a manifestarse a favor de Obama, como ocurriera en 2008 en sendos territorios (63 y 56 por ciento de apoyo).

“Yo voté el pasado jueves”, dijo a Efe Neylu Longoria, residente en Austin (Texas), que compartió a través de las redes sociales una foto en la que luce una pegatina que reza: “I voted early” (Voté temprano).

“Me acabo de mudar a una ciudad nueva y no quería correr el riesgo de no poder votar mañana en caso de que vaya a estar muy ocupada en el trabajo. Quería asegurarme de que mi voto fuera contado”, afirmó.

Longoria apoya a Obama. “Como latina y como mujer, creo que Obama es quien mejor defiende nuestros intereses y quien más nos apoya”, sostuvo.

No piensa igual una de sus amigas, Alexandra Martínez, residente en San Antonio (Texas), decepcionada especialmente por el alto índice de desempleo en EEUU, situado en 7,9 %.

“Voté por Romney. Estoy en contra de todo lo que ha hecho Obama. Lo veo como una persona ligada al socialismo. La economía no va bien y siento que echa las culpas a todos menos a sí mismo. No ayuda a las empresas. No me gusta cómo ha dirigido el país y no le quiero como presidente para los próximos cuatro años”, indicó Martínez.

Esa bipolaridad de California o Texas contrasta con lo ajustado de los pronósticos en estados “bisagra” fronterizos como Nevada y, especialmente, Colorado, que aportan seis y nueve votos electorales, respectivamente.

El factor hispano será fundamental también en otras zonas del país como Nueva York, un pulmón demócrata, y Florida, donde los 29 votos electorales siguen en el aire.

Noticias al azar