Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

Welt

Japón empieza a normalizarse tras el terremoto que ha causado miles de muertos y desaparecidos

Por Maribel Izcue – Tokio (EFE).- La reapertura de una de las principales carreteras del noreste de Japón dio impulso al reparto de ayuda en las zonas sacudidas por el seísmo del día 11 de marzo, que luchan por recuperar una relativa normalidad con la ayuda de miles de voluntarios.

Trece días después de la catástrofe que ha causado hasta el momento 9.737 muertos y 16.423 desaparecidos, según las cifras oficiales, se reabrieron al tráfico los 300 kilómetros de la autopista Tokohu que conectan Tokio con las áreas más afectadas por la tragedia.

Esta vía atraviesa ciudades como Sendai, cuyo aeropuerto, con la pista totalmente inundada y sepultada por escombros, se convirtió en una de las imágenes de la destrucción causada por el tsunami.

El aeródromo ya está limpio y su pista operativa para helicópteros y aviones de las Fuerzas niponas de Auto Defensa (Ejército), que trabajan con la ayuda de la Séptima Flota de Estados Unidos en Japón.

Los militares de EEUU han repartido más de 200 toneladas de ayuda de emergencia para paliar los efectos del terremoto, el tsunami y la crisis nuclear, tres desastres encadenados que han convertido esta misión humanitaria en la más compleja hasta la fecha, según las fuerzas estadounidenses.

Veinte buques, 140 aviones y unos 19.000 soldados estadounidenses trabajan codo con codo con unos 100.000 militares nipones para peinar las zonas devastadas o aliviar la situación de las víctimas, que se concentran en las provincias nororientales de Iwate, Miyagi y Fukushima.

Hasta allí han viajado además miles de voluntarios japoneses y equipos internacionales: en total han enviado expertos, material o donaciones unos 130 gobiernos, incluido el de Haití, asolado el año pasado por un seísmo que dejó 217.000 muertos.

DONACION DE LÍDER COREANO

A la campaña por los damnificados se han unido muchos países pobres e incluso regímenes como el de Corea del Norte, que pese a no mantener relaciones diplomáticas con Japón anunció una ayuda de 600.000 dólares.

La mayor parte, 500.000 dólares, provienen del propio líder norcoreano, el excéntrico Kim Jong-il, y están destinados a las asociaciones pro norcoreanas en Japón. El resto es una donación de la Cruz Roja del país comunista, según la agencia estatal KCNA.

Con 18.000 casas destruidas y más de 130.000 edificios dañados, sobre todo en la costa noreste, los equipos de emergencia han habilitado unos 2.000 refugios en lugares como escuelas o gimnasios donde se concentran más de 200.000 evacuados.

Las zonas asoladas se esfuerzan por volver poco a poco a la normalidad: a muchas de ellas ha vuelto ya la electricidad y algo de gasolina, y en algunas se han instalado bancos móviles para brindar servicios financieros a las víctimas.

Hasta el criticado ballenero Nisshin Maru, un enorme buque de 8.000 toneladas que tuvo que interrumpir en febrero su campaña de caza en la Antártida por el acoso de los ecologistas, se unirá mañana a los esfuerzos para llevar ayuda a los damnificados.

En lugar de cetáceos, sus bodegas transportarán desde Tokio al noreste de Japón tanques de queroseno, unas cinco toneladas de carbón y 100.000 raciones de fideos instantáneos, que serán repartidos en los lugares más remotos.

A la campaña solidaria se han unido también personalidades de todo el país, entre ellas la figura del sumo Baruto que, vestido con la tradicional "yukata", ha recaudado fondos con otros luchadores en una rara aparición en la estación tokiota de Shibuya.

Mientras prosigue la ayuda sobre el terreno, el Gobierno prepara leyes especiales para acelerar la reconstrucción, que incluirán medidas como eximir de impuestos a los supervivientes de las zonas más afectadas por la catástrofe.

De acuerdo con cifras oficiales, en Miyagi hubo 5.714 muertos, en Iwate 2.939 y en Fukushima 812, mientras que los desaparecidos se cuentan por varios miles.

Algunos residentes de Fukushima denuncian que su tragedia ha quedado ensombrecida por la crisis en la planta de Daiichi, foco de emisiones radiactivas tras quedar gravemente dañada por el tsunami del día 11.

En críticas recogidas por la agencia japonesa Kyodo, se asegura que los militares se han centrado más en las tareas de evacuar los alrededores de la central que en buscar a los numerosos desaparecidos.

pdf {global[_AB_EXTRA_TRANSCRIPCION]}

Noticias al azar