Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

Reise

Octubre cede paso a Noviembre entre brujas, calabazas y calaveras de Halloween

Ni la modernidad ni el paso del tiempo pueden con la tradición de reservar el último día de octubre y los dos primeros de noviembre para desafiar a la muerte u honrar a los difuntos. Para lo primero, valen los disfraces, las calaveras, las calabazas, los monstruos, las brujas y los fantasmas, así como otros símbolos asociados a las tinieblas, el terror o el miedo. Eso sí: convertido en una fiesta o un juego. Y, para lo segundo, se adornan de flores las tumbas de los cementerios.

Entre la noche del 31 de octubre y el 2 de noviembre, las familias mexicanas conmemoran el “Día de los Muertos”, una fiesta ancestral, que conlleva alzar altares, en las casas o en  los cementerios, decorados con dulces, flores, fotos, comidas y bebidas, para agradar a los difuntos que ese día vuelven a los vivos. Los países latinoamericanos tienen sus propias tradiciones frente a las calabazas anglosajonas de Halloween que, sin embargo, se propagan  por los cinco continentes.

No solo en EE.UU. Reino Unido, Irlanda o Canadá. En Pakistán, los niños pasean por las aldeas vestidos de calabazas; en Corea del Sur, los empleados de los grandes parques de atracciones pasean disfrazados de fantasmas; en Alemania, se vacían y tallan grandes calabazas para convertirlas en lámparas y en Tokio, por ejemplo, los escolares lucen coloridos y macabros disfraces.  Esta fiesta, de origen irlandés, se celebra en el mundo anglosajón y también en España, Rusia, Dinamarca, Hungría, y la  República Checa, entre otros.

 

México celebra el centenario de la muerte de la  creador de la calavera catrina


“La Pelona”, “La Calaca”, “La Huesuda” o “Patas de Cabra”. Son nombres con que los mexicanos designan a la muerte y la celebran con flores, esqueletos o calaveras, incluso de azúcar que, a modo de ofrendas, elevan a los altares de sus difuntos. Entre ellas, “la catrina”, cuyo creador, José Guadalupe Posada, es conmemorado este 2013, en el centenario de su muerte.

En México, el “Día de los Muertos” es desde 2003 Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. 

Algunos antropólogos del país consideran que la llegada de los españoles a América propició la fusión de esta celebración con la fiesta católica del Día de Todos los Santos con las tradiciones mesoamericanas de culturas como  la Olmeca, Zapoteca, Mixteca, Purepecha, Maya, Totonaca y Azteca.

Según la Unesco, la tradición de los altares a los muertos marcaba el final del ciclo anual del maíz, cultivo predominante del país y la creencia de que un difunto podía traer la prosperidad o la desdicha en función de como la familia hubiera cumplido con los ritos del recuerdo.

La calavera catrina, una de las imágenes de la muerte más conocidas de México, fue creada por  José Guadalupe Posada (1852-1913), caricaturista satírico de los últimos años del Gobierno de Porfirio Díaz y adquirió relevancia cuando el muralista Diego Rivera la incluyó en su famosa pintura “Sueño de una tarde de domingo en la Alameda”, llamándola catrina.

 El centenario de Posada se celebra dentro y fuera del país y en Chicago, por ejemplo, el Museo Nacional de Arte Mexicano expone los “100 Años de Posada y su Catrina”, hasta el 15 de diciembre, con la obra de unos 60 artistas hispanos y mexicanos.

 Se exhiben las ofrendas, instalaciones y pinturas en homenaje al genio mexicano del grabado y la caricatura, que con sus joviales calaveras criticó a todas las altas esferas sociales del país.

 En Madrid, los muertos homenajeados son José Alfredo Jiménez, autor de las canciones mexicanas más populares en España como “El Rey” o “Amanecí en tus brazos”, y el escritor mexicano Jorge Ibargüengoitia, quien falleció en accidente de avión cerca de Madrid hace veinte años.

En Madrid, el artista Jesús Guillén presentó en España su proyecto “La Catrina está de moda”, en el que una decena de diseñadores españoles y mexicanos, entre ellos Ágatha Ruiz de la Prada, Roberto Verino, Ana Locking o Carla Fernández, han colaborado para vestir a la calavera.


 EFE-Reportajes/PracticaEspañol


Apuntes gramaticales: objeto directo e indirecto

 

Noticia relacionada


Noticias al azar