Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

World

Talibanes paquistaníes matan a 88 personas en un doble atentado contra futuros guardias de seguridad para vengar a Bin Laden

Islamabad (EFE).- El movimiento talibán paquistaní reivindicó el doble atentado suicida del 13 de mayo contra una academia de policías de seguridad de la ciudad septentrional de Charsada, en el que murieron al menos 88 personas.

"Es una venganza por la muerte de Osama Bin Laden", aseguró en una llamada por teléfono vía satélite al canal privado “Dunya”, pocas horas después de la matanza, un portavoz de los talibanes, identificado como Ehsanulá Ehsan, quien amenazó con continuar sus "ataques contra las fuerzas de seguridad".

El doble ataque suicida es el atentado con mayor número de víctimas en lo que va de año y figura entre los más graves ocurridos en Pakistán en los últimos 5 años, en los que han perecido unas 1.400 personas, según las cifras oficiales del gobierno de Islamabad.

 

Reclutas y civiles

 

Según fuentes policiales consultadas por Efe, 79 reclutas del cuerpo de los guardias de fronteras y nueve civiles perdieron la vida en el doble ataque suicida registrado en Charsada, una población ubicada a dos horas en coche de la capital paquistaní.

Quince de los cadáveres quedaron calcinados por la intensidad de la explosión y el estado de 25 de los 105 heridos fue grave.

El ataque talibán tuvo lugar cuando algunos reclutas de este cuerpo de seguridad se disponían a volver en autobuses a sus domicilios tras varios días de entrenamiento.

"No enviéis a vuestros niños a las fuerzas de seguridad", advirtió el portavoz talibán en el mensaje leído a "Dunya", según dijeron a EFE fuentes de la oficina de ese canal televisivo en la ciudad de Peshawar, contactadas telefónicamente desde Islamabad.

La misión principal de los guardias de fronteras, vestigio del Imperio británico e integrado básicamente por miembros de la etnia pastún, es proteger el flanco occidental de Pakistán.

Este es el primer atentado de consideración desde la muerte, el pasado 2 de mayo, de Bin Laden en la ciudad de Abbottabad, durante una operación de fuerzas especiales estadounidenses, aunque ese mismo día una bomba detonada por control remoto mató a nueve personas cerca de una mezquita, precisamente en Charsada.

En un comunicado de condena, el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, criticó que los insurgentes no tengan "ningún respeto por la vida humana o por la religión" y que sigan "su propia y vil agenda" política.

Guilani aprovechó para reiterar la voluntad de Pakistán de luchar contra el terrorismo, en coincidencia con el hecho de que la comunidad internacional ha puesto en duda la sinceridad de los esfuerzos del país y el papel de su Ejército y de sus servicios secretos.

Pese a las sospechas, Guilani se ha esforzado por recordar que, con 30.000 civiles y 5.000 miembros de las fuerzas de seguridad muertos como consecuencia de acciones terroristas, son los paquistaníes quienes han pagado un coste mayor en el escenario posterior a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

La matanza de Charsada ha sido un nuevo golpe duro para las fuerzas de seguridad y confirma que Pakistán sigue estando entre los principales objetivos de los atentados talibanes, de la red terrorista Al Qaeda o de grupos afines.

Noticias al azar