Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

Los Reyes Magos llegan a Madrid bajo una fina y persistente lluvia

Miles y miles de niños vitorearon a Sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar a pesar de la fina, pero persistente, lluvia que acompañó todo el recorrido de la cabalgata de Reyes en la capital de España.

 En la capital de España, la cabalgata de Reyes emprendió la marcha por el paseo de la Castellana a las 18.30 horas: trece carrozas, tres dromedarios, 80 ocas, tres bandas universitarias, un elefante mecánico, dos escuadrones a caballo, un unicornio y una lechuza gigantes acompañaron a sus Sus Majestades

Los Magos de Oriente han desfilado en carrozas  mágicamente tiradas cada una por seis caballos montados por jinetes y acompañados por un séquito de medio centenar de cortesanos, pajes y damas.

El escuadrón ecuestre de la Policía Municipal, vestido de gala, abrió el camino de una cabalgata en la que el Mago de Oz, Merlín o el Hada aérea de las lunas y sus acrobacias acompañarón a los Magos de Oriente.

Marcaron el paso las bandas de música de la Universidad de Carolina del Norte, del instituto Lago Zurich de Illinois y de la Universidad Riverside (California) y tras ellos  tres dromedarios reales cargados de juguetes,

Y al llegar a la plaza de Cibeles, el Rey Melchor agradeció el cariño y entusiasmo de los niños y, en un discurso que realizó junto a Gaspar y Baltasar y la alcaldesa Ana Botella, pidió a los pequeños que apoyen a sus padres y sean solidarios, además de desear que el año 2014 marque el fin del drama del paro.

“Id a dormir muy pronto esta noche y soñar un 2014 lleno de maravillosas sorpresas”, aconsejó a los pequeños.

Tras el discurso, un espectáculo pirotécnico cerró la cabalgata a los acordes de la banda sonora de la película La noche americana, de Francois Truffaut.

Magia e ilusión en la cabalgata de Alcoy, la más antigua de Españare

Con 129 años de historia y llamando a las puertas de la UNESCO para que sea declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la cabalgata alcoyana de sus Majestades de Oriente deslumbró por su majestuosidad y singularidad.

Aunque miles de personas esperaban a Melchor, Gaspar y Baltasar a pie de calle, otros tantos han sido testigos de su llegada desde los balcones de sus viviendas. Hasta ellos y sirviéndose de escaleras, centenares de pajes tiznados de oscuro han subido para entregar los regalos a los niños.

  Documentada por primera vez en 1866, como así la recogió el periódico El Heraldo de Alcoy, es a partir de 1885 cuando adquiere las características que actualmente la definen: un reencuentro de Melchor, Gaspar y Baltasar con los niños bajo un manto particular de magia e ilusión a lo largo de todo su recorrido.

Una gran estrella de Oriente y el sonido de los “trompeteros” abrieron este mágico desfile, seguidos de los “antorcheros”, personajes que iluminan las calles de la ciudad para que los Reyes Magos puedan visualizar los rostros de los más pequeños de la casa.

A continuación, cerca de 2.000 personas han dado contenido, tanto bíblico como popular a la cabalgata, en la que han participado carros agrícolas, reses, carrozas, bandas de música y grupos de danza.

Melchor, Gaspar y Baltasar, solo descendieron de sus cabalgaduras al llegar a la plaza de España de la ciudad, para adorar al Niño Jesús y entregar sus presentes, acompañados de fuegos artificiales y volteo de campanas.

5 enero 2014, Madrid, EFE/PracticaEspañol

Noticias al azar