Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

Monde

“¡Mirad estoy en un tornado!”: palabras que pueden costar una vida

“Un niño tomó una fotografía de un tornado con su teléfono móvil y la mandó a sus amigos con el texto: “¡Mirad, estoy en un tornado!”. Para cuando éstos le respondieron, había muerto”.

Warren Faidley, experimentado cazador de tornados, popular periodista y perseguidor de tormentas desde hace dos décadas recuerda este suceso a propósito de la banalización social de la  figura del “cazador de tornados” y los riesgos que dicha actividad implica.

 La reciente muerte de tres cazadores de tornados mientras perseguían una tormenta en Oklahoma (EEUU) ha reavivado el debate sobre una actividad arriesgada y temeraria,  antaño reservada a unos pocos veteranos y hoy día abierta a curiosos y amateurs.

Tim Samaras, de 55 años y uno de los decanos de la profesión, falleció junto a su hijo Paul, de 24, y su colega Carl Young, de 45, cuando el tornado del que creían haber previsto la ruta viró bruscamente hacia la carretera por la que los tres circulaban a bordo de un Chevrolet Cobalt.

“Los tres eran amigos míos. El jueves asistí a su funeral”, explicó en una entrevista con Efe Jeff Piotrowski, cazador de tormentas desde hace más de treinta años.

 Piotrowski sostiene que “durante los últimos años se ha producido una banalización y eso ha llevado a muchos curiosos sin preparación a acercarse a las tormentas y poner en peligro su vida y la de terceros”

Esos “curiosos” acuden al lugar donde está previsto que rompa una tormenta para tomar fotografías, medir la intensidad del viento y otras variables o sencillamente vivir una experiencia al límite, pero sin apenas conocimientos de cómo deben actuar ni de qué prevenciones deben tomar.

“En la televisión, esto se glorifica, y rara vez te muestran la otra cara, la de qué sucede cuando un tornado te atrapa”, indica a EFE el periodista Warren Faily.

Precisamente, el veterano Samaras y su compañero Young habían protagonizado varias aventuras en el más popular de entre estos programas, “Storm Chasers”, emitido por el canal Discovery Channel desde 2007.

Los tornados son fenómenos naturales de una fuerza imprevisible, lo que hace temer hasta a los “cazadores” más experimentados: “Claro que paso miedo a veces, pero a lo que he aprendido es a mantenerme lejos de esas situaciones en las que temo por mi vida”, concluyó Faidley.

EFE/PracticaEspañol

 

 

 

 

Noticias relacionadas