Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

Palabras en la Prensa: saliva

Con la palabra “saliva” (se escribe con “v” y no con “b”) los españoles significamos ese liquido que producen nuestras glándulas para ayudarnos en el proceso de masticación y deglución de los alimentos. De tal modo, que también decimos “trague saliva y…. ” cuando hacemos algo que nos cuesta mucho hacer. Decimos también “no gastes saliva” cuando rechazamos las argumentaciones de otra persona para conducirnos a su idea. Es decir, convencernos. “Salivar” es el verbo por el cual indicamos la acción de segregar saliva. Y, es intransitivo. De “saliva”, viene “salivazo”, o, también, “escupitajo”, “gallo” o “gargajo”, que es la acción de escupir la saliva; algo que debes evitar hacer. La “saliva” es un sustantivo femenino. No decimos “el saliva” Y todo esto viene a propósito de la noticia difundida por Agencia EFE, según la cual, “un tets de saliva permite conocer el fármaco más efectivo contra la depresión”. Si quieres leer más, puedes hacerlo.

Oviedo, 11 nov (EFE).- Un test genético que se realiza a través de la saliva permite identificar qué fármaco es el más favorable para el perfil metabólico de un paciente con síntomas de depresión, lo que facilita su diagnóstico y evita el rechazo a los medicamentos.

Así lo ha destacado hoy el profesor titular de Psicología Médica del Área de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, Manuel Bousoño, en el marco del XV Congreso Nacional de Psiquiatría que se celebra en la capital de Asturias y en el que participan más de dos mil especialistas.

Bousoño ha participado en un simposio sobre "La recuperación emocional en la depresión: más allá del alivio de los síntomas".

En declaraciones a Efe, ha explicado que este tipo de test genético comprueba cómo funciona el hígado o los marcadores hepáticos y, desde este conocimiento, permite elegir cuál es el medicamento más apropiado.

Ha agregado que este tipo de análisis se lleva realizando desde hace poco tiempo, por lo que todavía tiene un coste elevado, unos 1.400 euros por persona.

Entre sus cualidades, permite analizar la respuesta del paciente a los cerca de 30 antidepresivos existentes en el mercado, por lo que, según ha resaltado el doctor, facilita aligerar la concepción de un tratamiento más adecuado y conocer de antemano la tolerancia del enfermo en relación a cada fármaco.

Con ello, se puede ajustar la dosis individual desde el principio del tratamiento, reducir los cambios del mismo y el riesgo de sufrir efectos secundarios.

En su intervención en el simposio, Bousoño ha explicado la relación existente entre la depresión y los ritmos biológicos o circadianos.

Ha indicado que hay estudios que demuestran que antes de que se detecte una depresión aparecen alteraciones en prácticamente todos los ritmos biológicos.

Por ello, el psiquiatra ha asegurado que la mayor parte de los datos señalan que la depresión se produce ante una descoordinación de los ritmos circadianos

Noticias relacionadas