Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

Mundo

La clave de la crisis de Portugal queda en manos del presidente Cavaco Silva

Lisboa (EFE). Por Emilio Crespo – La clave del rompecabezas portugués, que tiene patas arriba los esfuerzos europeos para atajar la crisis de la deuda, ha quedado en manos del presidente luso, Aníbal Cavaco Silva, quien ni siquiera aceptó a dimisión del Gobierno de José Sócrates, presentada por el primer ministro el miércoles 23 de marzo.

El líder conservador inició el viernes 25 los contactos con los partidos para decidir si propone un Gobierno con el reparto actual del Parlamento o convoca elecciones -con tres años y medio de adelanto- y deja al país en manos de un Ejecutivo en funciones durante tres meses.

La pregunta que recorre ahora y Europa es si la debilidad económica y ahora política de Portugal aguantará la presión de los mercados, cuya desconfianza hizo batir ya nuevos récords, del 8,4 por ciento, en los intereses que penalizan su deuda soberana y llevó a la agencia Fitch a rebajar dos niveles la calificación lusa.

Los silencios del Presidente

Cavaco, cuyos silencios tienen fama de ser tan elocuentes como los discursos, no ha abierto la boca prácticamente en las dos semanas de anunciada crisis política en su país, lo cual le ha valido muchos reproches desde el gobernante Partido Socialista (PS), a los que se sumó el influyente alcalde lisboeta, Antonio Costa.

Aunque como jefe de Estado no representa a ninguna organización política, nadie hace sombra a la autoridad de Cavaco en el Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha) cuya decisión de no seguir apoyando el programa económico de José Sócrates abrió la caja de los truenos.

Pedro Passos Coelho, el cuarto presidente que tiene el PSD en los últimos cinco años, ha surgido como el gran ganador político de la crisis y ha dado casi por hecho, en una solemne declaración televisada a todo el país nada más dimitir Sócrates, que habrá elecciones y formará Gobierno.

El dirigente conservador no es diputado y su actual grupo parlamentario se formó cuando aún dirigía el partido Manuela Ferreira Leite, sacrificada tras su derrota a manos del PS en las elecciones legislativas y municipales de finales de 2009.

A diferencia de Ferreira Leite, ex ministra de Cavaco y cercana al presidente, Passos Coelho proviene de otra familia política y aunque ha mostrado siempre gran respeto y deferencia hacia él, sus primeras escaramuzas como líder de la oposición merecieron, el año pasado, fríos comentarios del jefe de Estado.

Passos Coelho fue recibido por Cavaco el pasado 17 de marzo en una audiencia de la que nada trascendió pero que puso nerviosos a los dirigentes socialistas, luego muy críticos con la no intervención del presidente ante la caída del Gobierno en un momento muy inoportuno para la economía lusa y la zona euro.

La decisión del PSD de votar en el Parlamento contra el cuarto programa de austeridad propuesto por Sócrates, en vez de abstenerse como en los tres anteriores, llevó al primer ministro a presentar su dimisión y motivó numerosas censuras, entre ellas de la canciller conservadora alemana Angela Merkel.

Cavaco había dicho, un día antes de la renuncia, que no tuvo "margen" para actuar por la rapidez de la crisis, en la que sólo ha intervenido por ahora los veinte minutos que duró la audiencia en la que Sócrates le presentó su dimisión.

 

Le pisaron la primicia.

Un lacónico comunicado de la página web de la jefatura del Estado le pisó la primicia de su propia renuncia al primer ministro, que tras estar callado y sombrío todo el día, había anunciado un mensaje al país en la hora de máxima audiencia y perdió parte de su dramatismo.

Pero la tensa cohabitación que han vivido Cavaco y Sócrates desde sus choques en la campaña electoral de 2009, avivada en las elecciones presidenciales de enero, en las que el jefe de Estado aplastó en la primera vuelta al aspirante socialista, todavía no ha llegado al epílogo.

El primer ministro dimisionario sigue en "plenitud de funciones" según la nota de la jefatura del Estado y, como secretario del PS y por ahora aspirante a la reelección, Sócrates será parte de las cábalas de Cavaco para buscar una salida política a Portugal.

El PSD es favorito de los últimos sondeos para ganar unas elecciones anticipadas aunque en el actual Parlamento, de 230 miembros, tiene 81 diputados frente a 97 de los socialistas.

l del Consejo Europeo en Bruselas.

pdf {global[_AB_EXTRA_TRANSCRIPCION]}

Noticias al azar