Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 2,00 sobre 5)
LoadingLoading...

España Nivel B2

Las declaraciones del “chef” español José Andrés sobre la alimentación y el futuro de las naciones

 

EFE/Madrid.-  El recién galardonado con el premio Princesa de Asturias de la Concordia, el cocinero José Andrés, avisa: “Dios quiera que el día de los premios no haya un gran huracán y tenga que estar al servicio” porque “no hay un ejército más fiero que “las familias que tienen que alimentar a sus hijos”.

Cuando José Andrés llegó junto a su familia a España hace unos días para pasar dos semanas “tranquilos y alejados de la locura” no se imaginaba que iba a ser noticia por este galardón del que está “muy orgulloso” porque considera que no se lo han dado a él, sino a la organización que creó en 2010, World Central Kitchen (WCK), dice a Efe en una entrevista mientras recorre La Seca (Valladolid).

Eso sí, lamenta “humildemente” que conoce a mucha gente en el mundo que está haciendo “cosas maravillosas”, pero al no tener su plataforma “nadie se da cuenta”.

Por eso, reconoce, “celebrar, celebrar” no lo va a hacer porque su mente está en luchar contra la desigualdad que viven tanto los países ricos como los pobres.

Así que el cocinero asturiano afincado en Estados Unidos lanza un mensaje claro a los líderes políticos, “Sánchez, Casado o Biden”: si “el tema de la alimentación lo empezamos a elevar al nivel que se merece y empezamos a ver que la alimentación es parte de todos los problemas y lo convertimos en la solución, podremos evitar el cambio climático, crear más empleos, luchar contra el hambre o evitar la obesidad. La alimentación tendría que ser parte de las políticas de cualquier gobierno”.

“Los problemas que se avecinan van a seguir incrementándose por el cambio climático, por la imposibilidad de producir alimentos, por la falta de agua, y esto va a poner en peligro la producción de alimentos y eso va a generar más tensiones en el mundo“, expresa.

Van a aumentar porque, según sus palabras, “no hay un ejercito más fiero que las familias que tienen que alimentar a sus hijos”. “Hay que dejar de construir muros más altos y empezar a construir mesas más largas”, matiza.

Según explico, él no trabaja todos los días en su ong porque tiene su “vida” y World Central Kitchen “nunca” le pagará con dinero, sino “con cariño y la posibilidad de servir” y poner su grano de arena para nutrir a esas personas que no tienen cómo alimentarse.

“Al final la inmigración que estamos viendo, y que va a ir en incremento, es por la falta de comida o porque hay comida, pero no se la estamos llevando”, agrega.

“El futuro de las naciones dependerá de cómo se alimente. Si los gobiernos más ricos del mundo o los pobres no empiezan a invertir en la alimentación, que es un tema de seguridad nacional, y no lo hacen rápido, el tema de la alimentación se les va a ir de las manos antes de que se den cuenta”, advierte José Andrés (Mieres, Asturias, 1969).

Unas palabras a las que añade una queja, la de que “nunca” se escucha a un líder político “tener grandes discursos donde la alimentación es parte fundamental”.

Así que, a la espera de que esto suceda, José Andrés explica a Efe que acaba de ir a la India a cubrir la situación de emergencia en setenta hospitales, pero también ha estado en Palestina, donde han dado de comer a miles de personas.

Y de vuelta al premio Princesa de Asturias de la Concordia, el cocinero reconoce que le hace “ilusión”, aunque se pregunta qué ha hecho para merecerlo.

“Quién me iba a decir a mi que si los cocineros y los agricultores nos unimos podemos solventar los grandes problemas, pero queda mucho más por hacer. Y si acepto este premio es por el reto de que lo mejor está por llegar. No prometo que vamos a acabar con el hambre en el mundo en cincuenta años, pero lo vamos a intentar”, concluye.

Por su parte, el director general de WCK, Nate Mook, ha señalado en un comunicado difundido por la Fundación Princesa de Asturias que una comida caliente “no solo brinda alimento a los necesitados, sino también dignidad, humanidad y esperanza por un futuro mejor.

Mook ha dedicado el galardón a todos los que han formado parte del trabajo de WCK, desde los equipos en el terreno a los voluntarios que sirven en sus cocinas -más de 4.500- y las comunidades de todo el mundo, que trabajan para asegurarse de que sus vecinos tengan qué comer en tiempos difíciles, una labor que permite repartir a diario comidas en más de 150 puntos. (30 junio 2021, EFE/PracticaEspañol)

Noticia relacionada


Noticias al azar