Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,10 sobre 5)
LoadingLoading...

Morfología

Los cuantificadores varios, algo, nada, nadie…

Varios, algo, nada, nadie… en español. Uno por uno, vamos a ver los usos de algunos de los cuantificadores afirmativos y también  de los negativos, en español.


Cuantificadores afirmativos:

Varios: siempre en plural y varía en función del género.

Por ejemplo: tengo varios amigos.

Varias personas se han interesado por la noticia.

Algo, alguien y alguno:

Si hacen referencia a personas, alguien es invariable, mientras que alguno varía de género en singular (alguno/alguna).

Por ejemplo: alguien me ha llamado esta mañana por teléfono.

Si alguno o alguna quiere la revista se puede recibir por correo.

Si hacen referencia a cosas, algo es invariable, mientras que alguno varía de género en singular (alguno/alguna).

Por ejemplo: si tienes algo que contarnos te escuchamos atentos.

Alguna cosa tengo en el cajón que puede servirte.

Bolis no tengo, pero rotuladores tengo alguno para darte.


Los cuantificadores negativos en español 

Nada: tenemos que recordar que los cuantificadores negativos en español van acompañados del adverbio de negación no. Por lo tanto, tendré que decir “no hay nada” y no podré decir “hay nada” para expresar la inexistencia de algo.

Utilizamos nada para referirnos a cosas y es invariable.

Por ejemplo: no tengo nada más que decir / no queda nada en el frigorífico.

Nadie: lo utilizamos para referirnos a personas y es invariable.

Por ejemplo: no había nadie en la conferencia sobre los animales en extinción.

Ninguno / ninguna: podemos utilizarlos para referirnos a cosas.

Por ejemplo: No se puede tocar ninguna cosa de las que están en las mesas.

No quiero ninguno de esos libros que me has prestado.

También podemos utilizar ninguno y ninguna para referirnos a personas.

Por ejemplo: No hay ninguna persona en esta sala.

Ninguno de mis amigos quiere aprender a bailar swing.

Por Nekane Celayeta, especial para Practicaespañol  

Noticias al azar