Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

“Mil años escribiendo castellano y todavía nos dicen que lo hacemos bien. ¿Pues cómo lo íbamos a hacer al cabo de mil años” (Francisco Umbral)

“Mil años escribiendo castellano, y todavía nos dicen que lo hacemos bien. ¿Pues cómo lo íbamos a hacer al cabo de mil años?” es una frase del periodista y escritor Francisco Umbral (Valladolid, 1932-2007).

Premio Príncipe de Asturias de las Letras y Premio Cervantes.

Francisco Umbral realizó esa reflexión sobre el idioma en un artículo titulado “El castellano”, publicado en el diario El Mundo, periódico del que fue columnista.

Escucha la frase:

Escucha la voz del autor:

 

Conoce al autor:

De Francisco Umbral es la obra “Un ser de lejanías”, un título publicado en 2001, a modo de biografía intima, obra necesaria para conocer a uno de los autores, periodista de opinión, más relevantes del siglo XX, aunque  “Mortal y rosa” es considerada por la crítica como la obra clave del escritor.

Escribió también “Las ninfas”, “Belleza convulsa” o “La forja de un ladrón”, “Un ser de lejanías”, “Un cadáver exquisito”

Francisco, o “Paco Umbral” a decir de sus colegas, consideraba que para ser un buen escritor había que leer a Quevedo: ” Cervantes es imprescindible para un periodista, pero Quevedo es imprescindible para un escritor”, repetía en muchas ocasiones, según quienes le conocían de cerca.

Umbral vivía con María España Suárez  en su ‘dacha’ madrileña, junto con su gato “Loewe” y su eterno sillón negro de mimbre, estilo Emmanuelle, en el que se sentaba a escribir cada mañana su articulo diario para el periódico “El Mundo”.

Recibió el Premio Cervantes en el 2000, un galardón que fue polémico para unos y muy aplaudido por otros, entre estos Camilo José Cela -su gran valedor y el que dijo que Umbral era su relevo- y José Hierro, otro gran amigo del gran prosista. 

Fue candidato a la Academia de la Lengua, aunque no llegó a entrar:  “Antes los hombres luchaban contra los dioses, ahora luchan contra las instituciones”, decía.

En “Y cómo eran las ligas de madame Bovary” (2003), Umbral dejó por escrito sus preferencias literarias. Nombres como Cervantes, Voltaire, Baudelaire, Kierkegaard, Stendhal, Proust, Rilke, Joyce, Kafka o Pound se suman a Quevedo, Pla, Larra o Gómez de la Serna, sus favoritos.

“Amado siglo XX”  fue recibido por la crítica como un balance de su vida y de todo un siglo, mezclando memoria y literatura, verdades y mentiras.

EFE_DATA/Practica Español

Noticias al azar