Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 2,00 sobre 5)
LoadingLoading...

Ocho claves de edición para tus textos en español

¿Ya eres capaz de redactar con soltura en español? Ahora lleva tus textos a otro nivel con estos ocho consejos básicos sobre edición y conviértelos en textos profesionales.

 

1.- Letra negrita. La letra en negrita es una buena manera de enfatizar palabras. La letra negrita se debe utilizar siempre en títulos, subtítulos, referencias bibliográficas y se suele evitar en el resto del texto porque rompe la uniformidad.

2.- Letra cursiva. Las cursivas son otro de los procedimientos que permite resaltar palabras en un texto. Su uso es obligatorio cuando escribimos títulos de obras y palabras extranjeras no adaptadas y los nombres científicos. Si estamos escribiendo a mano, la cursiva se sustituye por un subrayado en los títulos de obras. La cursiva también se emplea en palabras con sentido figurado o metafórico, por ejemplo, “Fue finalista para Papa”.

3.- Las comillas. Es uno de los signos de puntuación que pueden resultar más confusos. Las comillas se utilizan para señalar citas literales, pensamientos de los personajes en textos literarios. Y recuerda que el capítulo de una obra, el título de un artículo, un poema o cualquier parte dependiente de una publicación mayor, por ejemplo, el capítulo de una serie, siempre van entre comillas.

  • Comillas simples: Las comillas simples se escriben en la parte alta del renglón, al igual que las inglesas. La RAE recomienda utilizar en primera instancia las comillas angulares en los textos impresos, reservando los otros tipos (angulares e inglesas) para cuando deban entrecomillarse partes de un texto ya entrecomillado. En este caso, las comillas simples se emplearán en último lugar: «Antonio me dijo: “Vaya ‘cacharro’ que se ha comprado Julián”». Además, las comillas simples se emplean para enmarcar los significados: La voz apicultura está formada a partir de los términos latinos apis ‘abeja’ y cultura ‘cultivo, crianza’.

4.- Frases cortas. Trata de revisar tu texto cuando lo tengas completo y sustituye las frases más largas o complejas por frases más breves separadas por puntos. Esto te obligará a redactar frases claras y sencillas, más fácilmente comprensibles por los lectores. Se recomienda escribir oraciones de no más de treinta palabras.

5.- Párrafo. Cada tipo de texto tiene unas normas formales diferentes. Sin embargo, siempre es necesario tener en cuenta la extensión de los párrafos. No debes escribir párrafos muy extensos, ni muy breves: la extensión ideal de un párrafo suele tener unas cinco o seis frases. El párrafo tiene que desarrollar una idea, generalmente introducida en la primera frase o frase temática. Esta idea se desarrolla en el párrafo de forma breve, clara y precisa. Además, los párrafos deben estar ordenados correctamente, de manera que se relacionen con las ideas de los párrafos anteriores y posteriores y no sean una sucesión de temas que no se pueden conectar entre sí.

6.- Signos de puntuación. Los signos de puntuación facilitan la comprensión del texto a los lectores y, por ello, son una herramienta muy útil para comunicarte. Utiliza correctamente los signos de puntuación como el punto, la coma, el punto y coma, los paréntesis, los puntos suspensivos… y no te olvides de los signos de interrogación y exclamación de apertura. Vamos a aclarar ahora cómo utilizar dos signos de puntuación que pueden ser difíciles:

    • Punto y coma: El punto y coma se utiliza para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas. Además, según el DPD se escribe punto y coma delante de conectores de sentido adversativo, concesivo o consecutivo, como pero, mas, aunque, sin embargo, por tanto, por consiguiente, etc., cuando las oraciones que encabezan tienen cierta longitud: Los jugadores se entrenaron intensamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los que el entrenador esperaba.
    • Punto y aparte combinado con otros signos: Según la RAE, el punto se escribirá siempre detrás de las comillas, los paréntesis y las rayas de cierre: Dijo: «Tú y yo hemos terminado». Tras estas palabras se marchó, dando un portazo. (Creo que estaba muy enfadada). En la calle la esperaba Emilio —un buen amigo. Este, al verla llegar, sonrió. Pero no debe escribirse punto tras los signos de cierre de interrogación o de exclamación.

 

 

Raquel Díez González / Practica Español

Noticias al azar