Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
LoadingLoading...

Mundo

¿Por qué se habla hoy de Meng Wanzhou y Huawei?

Javier Castro Bugarín /  Pekín / Discreción, especulaciones constantes sobre su futuro y un sentimiento especial por Canadá han marcado la vida de Meng Wanzhou, directora financiera del gigante tecnológico chino Huawei e hija del fundador de la compañía, que afronta este miércoles un juicio de extradición plagado de incertidumbres.

(Audio: Crónica de diciembre de 2018 de Julio César Rivas para Agencia EFE)

De disfrutar del ritmo de vida llano y tranquilo de Vancouver, ciudad en donde tanto ella como su familia ya han echado raíces, pasó a conocer un Canadá mucho más limitado desde que fue puesta en libertad bajo fianza tras su arresto el pasado 1 de diciembre por una supuesta violación de las sanciones de Estados Unidos impuestas a Irán.

Un toque de queda entre las 11 de la noche hora local y las 6 de la mañana, la obligatoriedad de portar una pulsera electrónica y el tener que vivir en una de las dos lujosas residencias que Meng y su marido, el empresario Liu Xiaozong (quien también trabajó en Huawei), poseen en Vancouver son algunas de las condiciones de la libertad bajo fianza.

También se la llama ‘Sabrina Meng’ o ‘Cathy Meng’ 

Los detalles sobre la vida de Meng tras su arresto son un misterio, más allá de que llegó a poseer siete pasaportes -cuatro chinos y tres de Hong Kong- y que fue tratada en un hospital por hipertensión severa tras su detención en el aeropuerto.

Su vida anterior es mucho más conocida: nació en febrero de 1972 en la ciudad china de Chengdú, en el centro del país, y es la hija mayor del primer matrimonio del fundador y consejero delegado de Huawei, Ren Zhengfei, con Meng Jun, hija de un alto cargo del Partido Comunista chino.

Su relación de parentesco con Ren no estuvo ni mucho menos clara hasta hace poco tiempo, ya que a los 16 años la empresaria cambió su apellido por el de su madre, un gesto nada frecuente entre la élite económica china.

También se la conoce como Sabrina Meng y Cathy Meng, en consonancia con la costumbre china de adoptar nombres occidentales para sus relaciones en el exterior.

El ascenso en Huawei

Tras obtener el graduado universitario, Meng trabajó un año para el China Construction Bank antes de ingresar en las filas de Huawei en 1993, entonces una pequeña empresa de apenas seis años de vida en la que ejercería labores de oficinista.

No contenta con ello, Meng retornó a la universidad y obtuvo un máster en contabilidad, lo que le llevaría de vuelta a Huawei en 1998, esta vez para desempeñar un cargo en el departamento de finanzas.

Por aquel entonces, sus viajes y estancias en Vancouver se hicieron cada vez más frecuentes, hasta el punto de obtener un permiso de residencia en Canadá en 2001, que expiró en 2009, cuando volvió a China.

Sin embargo, algunos de sus cuatro hijos viven y estudian en Canadá en la actualidad.

Entrado el nuevo siglo, la ejecutiva continuó con su ascenso dentro de Huawei, pasando por los puestos más altos del departamento de contabilidad hasta consolidarse como directora financiera del organismo desde 2011.

Un rumor para el salto a una vicepresidencia rotativa

Pero no es la única del “clan” en hacer carrera dentro de la empresa. Su hermano menor, conocido como Meng Ping o Ren Ping, trabaja en una subsidiaria de Huawei, lo que durante años ha alimentado las especulaciones sobre un posible plan de“sucesión”.

Unos rumores que fueron a más en marzo del año pasado, cuando la junta directiva de la compañía incluyó a Meng dentro del plan de rotación de la vicepresidencia, un cargo que se alterna entre cuatro personas durante periodos de seis meses.

No obstante, su padre ya se ha encargado de desmentir esta posibilidad, asegurando en un correo electrónico interno de 2013 que ningún miembro de su familia poseía las “facultades adecuadas” para desempeñar el cargo de consejero delegado.

Una fianza de 7,4 millones de dólares

La aspirante a heredar el gigante de telecomunicaciones chino fue arrestada a petición de Estados Unidos el pasado 1 de diciembre de 2018, cuando hacía escala en Vancouver (Canadá) en un viaje de Hong Kong a México.

Quedó en libertad varios días después tras pagar una fianza de 10 millones de dólares canadienses (7,4 millones de dólares estadounidenses o 6,5 millones de euros) y desde entonces está sometida a vigilancia policial.

Las autoridades estadounidenses consideran que Meng y Huawei cometieron fraude al violar las sanciones comerciales impuestas por Washington a Irán, razón por la que han solicitado su extradición para juzgarla por unos delitos que podrían sumar hasta treinta años de prisión.

La detención de la ejecutiva no sólo ha tensado al máximo las relaciones diplomáticas entre Canadá y China, sino que también ha levantado suspicacias sobre un posible intento de EE.UU. de utilizarla como moneda de cambio en las negociaciones comerciales con el país asiático. (8 de mayo de 2019, EFE/PRACTICAESPAÑOL)

La noticia relacionada en vídeo (enero de 2019):


Repasa la gramática: los pasados


Noticias al azar