Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

Cultura

Premios Goya: Jaime de Armiñán, Goya de Honor, se despide con vivas al cine español

El cineasta Jaime de Armiñán (Madrid, 1927), Goya de Honor 2014, se ha despedido hoy del público que le aplaudía puesto en pie en el auditorio del Centro de Congresos Príncipe Felipe, lanzando un “viva” al cine español.


 

El presidente de la Academia, Enrique González Macho, entregó con “un enorme placer” el Goya de Honor al cineasta, y se lo dio “de parte de todos los que estamos aquí y de los que están en su casa, del mundo del cine”, mientras el director de “Jo, papá”, saludó con una gran inocencia al público: “Me alegro de verles a todos ustedes buenos”.

Elegantemente vestido con esmoquín negro y pajarita también negra, De Armiñán recibió varios minutos de aplausos desde las gradas del hotel Audtorium de Madrid, donde tiene lugar la XXVIII de los Goya, tras lo que el octogenario contó una historia que presentó como “su paso de la niñez a la adolescencia”.

Uno de los primeros que pisó el suelo de Hollywood

Jaime de Armiñán, director de obras maestras del cine como “El amor del capitán Brando”, con la que ganó la Berlinale de 1974, fue uno de los primeros españoles que pisó el suelo de Hollywood, adonde llevó, primero, “Mi querida señorita” (1971) y después, “El nido” (1980).

Director de cine, autor teatral, realizador de televisión y guionista, se declara sobre todo un escritor metido a cineasta para “ver” las cosas que escribía.

Medalla de Oro de Bellas Artes 1985, Armiñán, que es licenciado en Derecho, aunque nunca ha ejercido, está en la memoria de los españoles gracias a sus programas de televisión, como “Entre nosotras” (1958), un espacio dedicado a la mujer, que llevaba su esposa, Elena Santonja.

Pero Armiñán recuerda como sus favoritas “Historias de la frivolidad”, escrita junto a Ibáñez Serrador; “Una gloria nacional”, basada en su abuela, y la premiada “Juncal” (1988), con su amigo Paco Rabal.

Tras pedir un aplauso (que consiguió de inmediato) para su amigo José Luis Borau, el cineasta arengó al auditorio con un “Viva el cine español”, antes de despedirse, que también fue correspondido con un aplauso.

Madrid, 9 febrero 2014, EFE/Practica Español


 

Apuntes de gramática: tiempos simples del modo indicativo

Noticias al azar