Puede usar las teclas derecha/izquierda para votar el artículo.Votación:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votaciones aún)
LoadingLoading...

World

La tristeza por la muerte de Mandela recorre Sudáfrica

Sentados en su garita, dos empleados de una estación de servicio de la ciudad de White River escuchan en la radio pública el himno de Sudáfrica. Poco después, se oye en medio del silencio de la noche la alocución de Madiba en el juicio de Rivonia de 1964, en el que el entonces joven activista fue condenado a cadena perpetua por sus actividades contra el régimen racista del “apartheid”.

La tristeza por la muerte del expresidente sudafricano Nelson Mandela recorre   Sudáfrica y por todos sus rincones se llora la pérdida del padre de la  democracia multirracial.

“Pensaba que estaría mejor, que lo tendríamos un poco más entre nosotros”, dice a EFE Violet Ubisi, una jubilada del pueblo de Dumphries, en la región oriental sudafricana de Mpumalanga.

Tres horas después de que el actual presidente sudafricano, Jacob Zuma, anunciara, poco antes de la medianoche en Sudáfrica, el fallecimiento del que fuera el preso político más famoso del mundo, la voz característica del héroe suena en todas las gasolineras de la autopista que une Mpumalanga con Johannesburgo.

El héroe sudafricano  falleció este jueves a la edad de 95 años: “Sabíamos que pasaría pronto, pero aún así siento un gran dolor”, declara Khanyi a EFE entre los acordes en la radio de “My Black President”, la canción que la diva fallecida del “afropop” Brenda Fassie dedicó a Nelson Mandela.

Sudafrica rememora la voz del Premio de la Paz

En el país, todas las emisoras de radio del dial transmiten información y fragmentos de los discursos más emblemáticos de Mandela, desde el de Rivonia al de su toma de posesión como presidente en 1994, pasando por el de su liberación de la cárcel en 1990, después de 27 años preso.

Entre sus potentes palabras se intercalan canciones en honor al padre de la democracia sudafricana, como es recordado constantemente por locutores de todos los acentos de la Sudáfrica diversa que Mandela supo unir en torno a su carisma, a sus palabras que ahora suenan y a sus acciones.

En un área de servicio cercana a la ciudad de Belfast, cerca de la frontera con Suazilandia, el guardia de seguridad Abraham Methula fuma a la intemperie protegido del frío por un gorro.

“Tengo el corazón roto. Él lo consiguió todo para nosotros, lo ha hecho todo por nosotros”, dice Methula a EFE emocionado, y confía en que su ejemplo cunda entre los jóvenes sudafricanos con vocación de liderazgo, porque “estos políticos de ahora solo roban. Corrupción y más corrupción”.

En la entrada a Johannesburgo, la cara de Mandela cobra protagonismo impresa en los carteles publicitarios de los periódicos, que anuncian su edición de hoy colgados de las farolas, mientras las banderas ondean a media asta por el Premio de la Paz.

 

Johannesburgo, 6 Dic, Marcel Gascón EFE/PracticaEspañol

Noticias relacionadas